+34 957 228993 info@wininnovacion.com

A todos nos gustan las historias. Nos mordemos las uñas esperando toda una semana para poder ver el nuevo capítulo de nuestra serie favorita, nos encanta ir al cine y de pequeños no podíamos irnos a dormir sin que nuestros padres nos contasen antes un cuento. El ser humano es un narrador por naturaleza, y los expertos en marketing digital lo sabemos muy bien. Es por ello que el storytelling, o el arte de contar historias, se ha convertido en un recurso fundamental para llegar hasta nuestro cliente. Pero, ¿en qué consiste exactamente? En este artículo te contaremos todos los secretos de este recurso tan interesante y cómo puedes incluirlo dentro de la estrategia de marketing online de tu propio negocio.

¿Qué es storytelling?

El storytelling no es más que la capacidad para elaborar y contar historias, con la intención de transmitir un mensaje que perdure en todas aquellas personas que las escuchan. Los tiempos cambian, y la publicidad tiene que adaptarse a ellos si no quiere quedarse atrás. En plena era del Internet, son los consumidores los que escogen aquellos contenidos que desean ver y cuándo, por lo que las tácticas publicitarias invasivas que estábamos acostumbrados a ver en los medios, especialmente en televisión, han quedado totalmente desfasadas. Es por ello que el enfoque deber ser diferente, y ahí es donde entra el storytelling. En palabras de Maya Angelou, escritora estadounidense: “la gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidará cómo les hiciste sentir”. Lo fundamental es apelar directamente a las emociones y sentimientos del cliente. Son los consumidores los que deben ocupar el centro de la historia que vamos a contar, y no nuestra marca o producto, para que puedan sentirse identificados con ella y así resulte mucho más sencillo que una vez llegado el momento realicen la acción que buscamos en relación a nuestra marca (lo que se define como call to action, o llamada de atención).

Conoce tu empresa: si quieres contar una historia que perdure en la mente del espectador, debes tener muy claro cuáles son tus valores, misión y visión de tu marca. Esto te permitirá también saber qué reacción buscas provocar en el cliente y te será mucho más fácil crear un reclamo o llamada de atención.

Conoce a tus clientes: no a todos nos emocionan las mismas cosas. Es importante que, al igual que conoces a tu empresa, conozcas también a tus potenciales clientes y crees un perfil para cada tipo. Ten cuenta cuáles son sus características, qué es lo que les emociona, sus deseos… y crea historias a medida para ellos, para que así puedan conectar más rápidamente con tu relato.

Coherencia y honestidad: a pesar de la idea general que se tiene de la publicidad y el marketing, contar una historia no es lo mismo que contar una mentira. Si tu marca se asocia a una serie de valores preconcebidos entre tu público, es más eficaz que potencies esos puntos fuertes a que intentes remar en otra dirección. De lo contrario, se podría entender que estás mintiendo y ofreciendo una imagen de algo que no eres, generando desconfianza entre el público. Al mismo tiempo, el mensaje que trasmites debe tener coherencia con la historia que estás contando: la estrategia de storytelling sólo tiene sentido si continente y contenido hablan de lo mismo, de otra forma el mensaje perderá toda su fuerza.

Claves para crear una buena historia

 

  • Estructura en tres actos: es recomendable seguir la división clásica de presentación, nudo y desenlace. La emoción es la clave en la historia: nuestro protagonista debe superar un obstáculo o problema que se le presenta para poder lograr su objetivo. Esta transformación (o viaje del héroe) es la que genera la tensión dramática que hace que el espectador permanezca atento a lo que le contamos.
  • Crear personajes que generen empatía: el buen storytelling es el que engancha, y unos buenos personajes con los que el espectador pueda identificarse son la clave. En la publicidad es habitual usar una serie de arquetipos asociados directamente a la imagen de marca que se quiere comunicar, conocidos como “arquetipos de Jung”. Busca cuál es el que más encaja con tus valores de empresa (o varios) y crea historias en torno a él.
  • Escoge un tono: el humor y la sátira son recursos muy habituales en el storytelling, ya que relajan el tono de la historia y hacen que el espectador sienta más empatía hacia nuestra marca. Sin embargo, hay que tener cuidado a la hora de incluir estos elementos, ya que son más complicados de utilizar de lo que pueda parecer. Escoger un tono adecuado a nuestra historia, que encaje con nuestra marca, y jugar de forma sutil con el humor hará que nuestra publicidad gane adeptos.
  • Potencia tu producto: tu producto debe de ser la solución al problema que se le plantea al protagonista de tu historia. Destaca sus puntos fuertes al igual que haces con tu imagen de marca.
  • Invita a la acción: una vez que el espectador queda enganchado a la historia, tienes que presentarle un reclamo, indicarle lo que tiene que hacer a continuación. Sin embargo, no puedes forzar la reacción de tu cliente de manera abrupta. Todo tiene que estar implícito en el mensaje. Concibe el storytelling como un todo.

Los beneficios que el storytelling aporta a tu plan de marketing digital son muchos: ayuda a que tu marca sea más fácilmente identificable y reconocida por los demás, actualiza su imagen y genera vínculos más fuertes con tus clientes. Marcas conocidas a nivel mundial como Coca-Cola, Ikea o Nike llevan empleando este recurso en sus campañas publicitarias desde hace décadas. Si tú también quieres llevar tu empresa a lo más alto y renovar tu imagen con este recurso tan interesante como es el storytelling, desde Win Innovación en Córdoba te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros para poder desarrollar juntos tu estrategia de marketing digital junto a grandes profesionales del sector.